,

A 10.000 metros de altura ocurre lo impensable – luego aparece hombre de 1ª clase y se quita la máscara

Durante un vuelo de Paris a Nueva York sucedió algo sensacional.. Y para uno de los pasajeros, para el urólogo Sij Hemal, de 27 años, fue un viaje que nunca va a olvidar. En vez de mirar una película, comer algo rico o dormir tuvo que utilizar su conocimiento de medicina.

Porque todo cambió cuando una azafata corrió y preguntó si había un médico en el vuelo. Hemal no es médico, pero era el que sabía más sobre medicina que los otros pasajeros. Así que el preguntó en qué podía ayudar.


En el vuelo estaba Toyin Ogundipe, de 41 años de Nigeria, que estaba embarazada. A 10.000 metros de altura arriba de la costa de Groenlandia de repente empezó a sentir dolores. Se fueron poniendo más y más fuertes y al final ya no había más que hacer – había llegado la hora. Normalmente un aterrizaje de emergencia hubiera sido la solución, pero en este caso hubieran tenido que hacer una vuelta extra de dos horas. Pero no tenían ese tiempo, la situación era de urgente.

Entonces el urólogo Sij Hemal tuvo que actuar como matrona. Aunque ha estudiado medicina nunca había hecho esto antes. El parto sucedió en primera clase, donde había más espacio.
– Se quejaba de dolores en la espalda. Yo primero pensé que era un cálculo renal, pero cuando dijo que estaba embarazada entendí que estaba a punto de dar a luz, le cuenta Sij Hemal a CNN.

Todo salió tan bien, según las circunstancias.
– Yo estaba relajada porque sabía que estaba en manos seguras. Hicieron todo lo que una matrona hubiera podido hacer si hubiera estado en un hospital, dice Toyin Ogundipe, según CNN.

Loading...

Al bebé le pusieron el nombre Jake y nació bien y sano. Pero apenas aterrizaron los llevaron a un hospital para revisarlos. Allí todo salió bien y pudieron regresar a casa el mismo día. Sij Hemal quedó muy contento con todoo, porque hubiera podido haber salido muy mal.
– Muchas cosas hubieran podido haber salido mal. Pero hicimos los mejor con los recursos que teníamos, le dice a CNN.

Qué suerte que todo salió bien y un aplauso gigante para Sij Hemal que ayudó e hizo un trabajo fantástico. Si quieres puedes compartir el artículo en Facebook para que más gente vea esta linda historia.

Compartir Esto:
Loading...