,

Estas quintillizas idénticas fueron famosas en 1934 – pero sus vidas tomaron un rumbo siniestro

Tener gemelos o trillizos es algo muy especial, pero dar a luz quintillizos es casi inimaginable. Incluso hoy los embarazos múltiples entrañan ciertos riesgos, imaginen entonces cómo era en los años 30.

Así que cuando una mujer dio a luz a cinco niñas idénticas hace 83 años en Canadá, nadie esperaba que sobrevivieran.

No obstante, la llegada de las quintillizas Dionne marcó un hito en los libros de historia.

Las hermanas Yvonne, Annette, Cecile, Emilie, y Marie nacieron el 28 de mayo de 1934 en una casa en Ontario, Canadá.

Sus padres, Oliva-Edouard y Elzire Dionne, eran campesinos pobres y su hogar no disponía de agua corriente o electricidad.

Un médico llamado Allan Roy Dafoe trajo al mundo a las quintillizas con la ayuda de dos comadronas.

El doctor Dafoe pensó que iba a traer al mundo a gemelos, pero las quintillizas Dionne batieron un récord mundial.

Las niñas eran las únicas quintillizas nacidas de un mismo óvulo, y fueron las primeras en sobrevivir a su infancia y edad adulta.

Jutnas las cinco hermanas pesaban un total de 6 kg.

En cuestión de días, las quintillizas se hicieron famosas. Recibieron felicitaciones y regalos de todas partes.

Los organizadores de la exposición llamada Chicago’s Century Pogress, fueron a buscar a los padres de las niñas para pedirles si podían exhibirlas ahí.

Los papás de las niñas, que necesitaban dinero, estuvieron de acuerdo.

Pero el gobierno de Ontario no vio con buenos ojos esta decisión e intervino. Declaró a los Dionnes no aptos para cuidar de las cinco niñas y se las arrebataron.

Curiosamente, los Dionnes pudieron conservar a sus otros cinco hijos.Al final, el médico que las trajo al mundo, Allan Roy Dafoe, se convirtió en su tutor. La explotación de las niñas continuó, sin embargo, con el apoyo del gobierno.

En respuesta al interés público, se construyó el Hospital Dafoe justo delante de la casa de la familia Dionne.

Cada día, unos 6.000 visitantes acudían a ver a las niñas en una galería para que fueran observadas.

Los padres de las quintillizas vendían souvenirs desde su hogar, a pesar de que rara vez estaban en contacto con las niñas.

Alrededor de las hermans Dionne se desarrolló toda una industria y el área pasó a llamarse “Quintillizolandia”. Generó millones de dólares justo en un momento donde el país vivía la llamada Gran Depresión.

Loading...

Las quintillizas Dionne fueron la mayor atracción turística de Ontario, por encima del lado canadiense de las cataratas del Niágara. Claro que se sabe poco si esto tenía en cuenta los intereses de Yvonne, Annette, Cecile, Emilie y Marie.

Las imágenes de las quintillizas se usaron para publicitar sirope de maíz karo y avena Quaker. También actuaron en tres películas de Hollywood y aparecieron en varios documentales.

En 1943, tras una larga batalla legal por su custodia, las quintillizas regresaron a manos de sus padres.

Pero aunque las niñas volvieron a casa, sus vidas mejoraron poco.

Para entonces, las niñas ya tenían nueve hermanos biológicos: tres hermanos mayores, tres hermanas mayores y tres hermanitos. Sus hermanos estaban celosos de ellas.

Muchos años después, en 1995, las tres quintillizas que todavía seguían con vida en aquel momento confesaron que su padre había abusado de ellas sexualmente cuando eran adolescentes.

Así que a la edad de 19, Yvonne, Annette, Cecile, Emilie y Marie decidieron cortar todo contacto con sus padres.

Aunque las quintillizas Dionne trataron de tener una vida normal después de su infancia explotada y abusiva, sufrieron problemas mentales y personales a lo largo de toda su vida.

Emilie murió a la edad de 20 años el 6 de agosto de 1954 como resultado de un ataque epiléptico.

El 27 de febrero de 1970, Marie murió también por un coágulo en el cerebro a la edad de 35 años.

En 1997, las tres hermanas supervivientes demandaron al gobierno de Ontario por explotarlas cuando eran niñas.

Cerraron el caso con una compensación de 2,8 millones de dólares y con el gobierno reconociendo los errores que cometió.

Hoy en día, Annette y Cecile son las únicas hermanas que siguen con vida.

Puedes saber más sobre esta terrible pero a su vez fascinante historia en el video de abajo:

Debido a que eran tan especiales estas niñas sufrieron toda su vida.

Hoy es difícil imaginar la atención y el abuso que sufieron, especialmente con el apoyo del gobierno.

Afortunadamente, sin embargo, su historia ha enseñado al mundo una lección: todos los niños deben ser respetados y sus intereses deben estar por encima de todo.

Compartir Esto:
Loading...