,

Niña de 10 años con avanzado embarazo desata furia en Mendoza, Argentina…

Tristemente, el abuso infantil es un problema muy fuerte en la sociedad y se produce de un adulto a un menor normalmente. En muchos casos, personas de la misma familia de la víctima son los agresores. En Mendoza, Argentina hubo al menos 90 casos de las edades de 11 y 12 años en el 2015, lo que es sumamente alarmante. Se considera que un embarazo en menores de edad siempre es un abuso, ya que las niñas de estas edades no pueden consentir este tipo de actos. Aquí te contaremos.

En meses pasados en Mendoza, Argentina, una nena de 10 años ingresó al hospital pediátrico “Dr. H. Notti” con el diagnóstico de un dolor abdominal muy fuerte. Cuando tuvo su cita con el doctor, al momento de hacer el chequeo y búsqueda del origen de este padecimiento, se encontró que la niña estaba embarazada. Después de una ecografía se determinó que tenía un embarazo de 32 semanas, que son 8 meses de embarazo.

La madre de la pequeña no tenía idea del estado de su hija o que había sido víctima de este tipo de abusos. La niña de 10 años, quién no se sabe su nombre o ningún tipo de información para protegerla. Después de una entrevista con la nena se pudo recaudar información del presunto agresor y ella contó que su tío de 23 años había sido el culpable de este acto. La noticia a conmocionado a todo Argentina y a Mendoza, lugar donde reside la menor y su familia.

Las autoridades del centro médico llamaron a la fiscalía, quienes se presentaron en el hospital, horas más tarde. El jefe de los fiscales de Mendoza, Alejandro Gullé, afirmó: “El tío convive de vez en cuando con la menor. Es una persona que viaja mucho a Bolivia y cuando regresa a Argentina, reside en la casa de la pequeña”. Se ha optado, en tiempos pasados, en casos como este a interrumpir el embarazo, pero se encuentra tan avanzado que es imposible. La familia será la responsable de decidir el destino del bebé.

Loading...

“La nena es un poco robusta, por eso se desconocía que estuviera embarazada”, menciona Gullé. Tras escuchar la declaración de la pequeña, se ordenó detener al tío de la víctima, quien convive hace unos meses con esta familia. Se podría acusar por “abuso agravado por la convivencia”, por el cual podría tener de 8 a 10 años de custodia. “Es vital saber si la persona que sospechamos, es realmente el agresor” por esta razón, se harán exámenes de sangre para determinar si él es realmente el padre.

No se tiene ningún tipo de información sobre la niña o la familia, por lo que será difícil enterarnos de los planes a futuro, pero lo más probable será que el agresor sea encarcelado. El bebé sea dado en adopción. Este tipo de casos han sido muy alarmantes en diferentes lugares del mundo y lo peor es que ha sido por parte de algún familiar directo o algún conocido de confianza. La mayoría de los casos no son detectados ni denunciados. Esta es la peor forma de violencia intradomestica.

A diferencia del maltrato físico, el que se puede ver en las lesiones en la piel; o de negligencia adulta hacia la salud del pequeño, que se diagnostica con desnutrición o sin cuidados médicos básicos. La detección de abusos debe ser descubierto al escuchar directamente de la víctima o del agresor. Es sumamente importante escuchar al niño, ya que su palabra es la más importante y en muchos casos, la única evidencia del acto cometido en su contra.

“Si no hay lesión, no hubo abuso” esta es una idea totalmente falsa, ya que agrava la situación. Si no se detecta este tipo de casos, los niños no podrán tener un tratamiento, protección o justicia. Frecuentemente las víctimas de este tipo de actos callan por miedo, culpa, impotencia o vergüenza. Sin duda alguna es una de las peores cosas que pueden ocurrir, por este motivo debemos cuidar a nuestros hijos y educar bien a las próximas generaciones.

Compartir Esto:
Loading...