,

Era obesa y perdió 127 kilos. Por temor a engordar dejó de comer y se convirtió en anoréxica

Loading...
Copiar

“Comenzó por convertirse en una obsesión y me encantaba ver cómo cada vez que me pesaba los números bajaban”.

Lisa Milburn (32) sufría, desde pequeña, problemas con su peso. De hecho, cuando tenía 20 años llegó a pesar 187 kilos, pues solía comer más de lo necesario, además de consumir comida chatarra, chocolates y snacks. Así mismo, según ella, su peso no le molestaba en absoluto, pero todo cambió cuando vio un documental sobre la obesidad y quedó realmente impactada. En ese momento notó que si seguía con su rutina de alimentación terminaría con graves problemas de sobrepeso. Sintió miedo y comenzó a perder peso. Pero se le fue de las manos una vez que logró perder 127 kilos.

Para perder peso de manera sana, Lisa se unió a un grupo en Escocia en el que le enseñaron a comer de forma saludable y, además, a nadar. Pasaron 3 años y logró perder 120 kilos finalmente, lo cual le hizo sentir más segura de sí misma. Aunque no pudo lograr detener su pérdida de peso, por lo que siguió y siguió hasta llegar a ser anoréxica.

Lisa estaba obsesionada con perder peso, de hecho llegaba a pesarse 8 veces al día para ver si había bajado algunos gramos. Seguía una dieta que sólo le permitía consumir 300 calorías, lo cual le llevó a pesar sólo 48 kilos. Como mide 1.70 centímetros se le diagnosticó anorexia atípica.

“Fue un momento bastante tenebroso en mi vida porque fui de un extremo a otro, llevando mi pérdida de peso demasiado lejos. Comenzó por convertirse en una obsesión y me encantaba ver cómo cada vez que me pesaba los números bajaban. Ahora quiero mostrarle a la gente que aunque he perdido peso igual puedo lucir maravillosa”

Sin embargo, Lisa decidió buscar ayuda y someterse a un tratamiento que le permitiera mantener un peso saludable, y lo logró gracias a especialistas que le dieron una dieta sana para que dejara atrás sus desórdenes alimenticios.

Sin embargo, Lisa decidió buscar ayuda y someterse a un tratamiento que le permitiera mantener un peso saludable, y lo logró gracias a especialistas que le dieron una dieta sana para que dejara atrás sus desórdenes alimenticios.

Hoy Lisa pesa 69 kilos y se siente a gusto con su propio cuerpo y así lo demuestra.

“Fue muy difícil en un principio, pero yo sabía que tenía que estar mejor. Por eso comencé a comer las tres comidas de nuevo. Ahora que estoy saludable, jamás me permitiré que algo así me pase de nuevo”

¡Qué bueno que haya podido ordenar sus hábitos alimenticios, luce feliz!

Compartir Esto:
Loading...