7 sencillas cosas que deberías hacer para una vida más saludable

Cuando escuchamos la palabra ¨saludable¨ seamos honestos, siempre se nos viene a la mente una dieta rigurosa y pasar todo el día en el gimnasio y obviamente a la gran mayoría no le agrada ese estilo de vida y me incluyo, soy de las que piensan que unas de las delicias del mundo es comer y por nada del mundo he de renunciar a él, pero claro, es muy importante no pasar la línea, es decir, tal vez no nos gusten las dietas rigurosas pero eso no significa que no podamos llevar una alimentación balanceada y además, podríamos agregarle a ello el salir a caminar un poco, montar en bici, trotar en el parque, entre otras actividades que sustituyan el gimnasio pero que de igual forma beneficie nuestra salud.

Sin embargo, el término saludable no siempre se refiere a alimentación y ejercicio, también podemos darle crédito a esos pequeños cambios que podemos hacer en nuestra vida y que nos mejorarán nuestra calidad de vida.

Son muy fáciles de hacer y además te aseguramos que una vez que los pongas en práctica, ¡no dejarás de hacerlos! Te encantarán los grandes beneficios que traerán a tu vida. ¡Inténtalo!
A continuación te enlistamos 8 sencillas acciones para tener una vida más saludable y placentera, sin duda, éstas harán grandes cambios en tu cuerpo y además mejorarán considerablemente tu estado de ánimo y tu autoestima.

Dale el descanso necesario a tu cuerpo.
No abuses de tu cuerpo dándole excesivas horas de trabajo y pocas de descanso, duerme bien y cuando este te exija sentarte ¡hazlo! Camina un poco, haz un poco de estiramiento y no te olvides de escucharlo, el cuerpo es muy sabio, dale lo que pide.

No te olvides de plantearte retos físicos.
Olvídate de seguir rutinas por largos meses y también de pasarte horas y horas postrado en la cama o en una silla. Intenta probar cosas nuevas, atractivas para ti, desafíate a ti misma y prueba tu fuerza y resistencia. Sé constante, este sería un excelente pasatiempo, ¡tú puedes!

Trata de tener una alimentación balanceada.
¡Ojo! Alimentación balanceada no es igual a decir dieta rigurosa, sólo trata de incluir alimentos nutritivos y que sean de tu agrado, claro que puedes incluir postre de vez en cuando, sólo no abuses. Busca un equilibrio y come calidad, no cantidad.

Haz algunos cambios en tu despensa.
Ahora que con el punto anterior ya tienes en mente lo que deseas comer y esto incluye alimentos nutritivos, deshazte de lo que no necesites y que sabes que no es bueno para tu salud, sustituye unos alimentos por otros de mejor calidad aunque debas invertir un poco más, te aseguro que tu cuerpo te lo agradecerá. ¿Listo para ir de compras?

Organiza tu tiempo y prográmate para que tu día comience temprano.
Cómo dicen por ahí: ¨al que madruga, Dios lo ayuda¨, organízate e intenta levantarte temprano para que des inicio a tus actividades y tu día sea más productivo.

¡Muévete!
Busca pretextos para estar en constante movimiento, camina, baila, salta, corre, etcétera. Trata de ser más activo, tu cuerpo te lo agradecerá.

Cuida tu postura.
Muchas veces no le damos importancia a nuestro caminar o la forma en que nos sentamos, debemos de tener debido cuidado y controlar nuestra postura. Es bueno hacer un poco de estiramiento cada que te sientas cansado o entumecido y evita posibles daños en tus huesos y columna.

No olvides llevar tu propia comida al trabajo.
Por comodidad, muchas veces optamos por comprar comida rápida para la hora de descanso en el trabajo. Una vez que hayas aprendido a organizar tus tiempos, incluye el preparar tus alimentos para que hasta en horas de trabajo comas saludable. ¡Es fácil, sólo debes aprendes a organizarte!

Como puedes ver son sencillas acciones, pero te garantizo que traerán cambios muy positivos a tu vida. La decisión de tener una vida saludable y placentera sólo depende de ti, ¡inténtalas!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *